Fernando Mastretta

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco en la especialidad de pintura. Su trayectoria se ha caracterizado por una representación de una realidad abstracta pero concreta, una oscilación que Calvo Serraller (1994) ha resumido en una búsqueda constante: la belleza surgida de la armonización entre pasión y orden. El humor, el juego y una cierta provocación, así como la forma de conjugar elementos aparentemente contradictorios bajo un todo armónico que rehuye las interpretaciones historicistas al uso. A principios de la década de las noventa trabaja con grandes superficies monocromas y uniformes sobre las que se superponen figuras de personas y animales a pequeña escala. A esta etapa sucede otra en la que realiza paisajes de carácter más concreto y cierto aliento romántico y que pueden inscribirse en la estela del expresionismo simultáneamente exuberante y estructurado. A mediados de los noventa lleva a cabo una serie de obras decididamente abstractas en las que la gestualidad de la pincelada adopta las maneras impulsivas del expresionismo.

Recientemente Fernando Mastretta ha dado un nuevo giro en su manera de afrontar la pintura.
Un perfecto equilibrio entre lo apolíneo y lo dionisiaco, la representación de una realidad abstracta y concreta al mismo tiempo, una colección de grandes ideas, cada una potente y singular pero que sin embargo no dejan de configurar un universo coherente.

Como explica el propio Fernando -Como el domador y el león, el pintor debe entender la propia naturaleza de la pintura para poder domesticarla-. La pintura es en cierta medida un animal salvaje y no se la puede dirigir sin antes haber escuchado.

Comenta Fernando que ha realizado un abandono voluntario del mito del “buen salvaje” tan influyente en la pintura del siglo XX, y ha tomado conciencia de que las posibilidades expresivas de la pintura están en el pintor que se impone a su naturaleza.

Exposiciones
This

This

Dudo

Dudo